En esta ocasión queremos dirigirnos en especial, más que a nuestros queridos traductores, a nuestros también queridos clientes, tanto a lostiempo que ya lo son como a los potenciales.

En esta entrada queremos incidir en que todo proceso de traducción requiere una cantidad determinada de tiempo hasta que este pueda completarse de manera correcta.

En muchos casos, el cliente (por desconocimiento del proceso) envía encargos de traducción quiméricos y para nada asumibles. Los «tengo una traducción de 30 000 palabras para mañana por la mañana» se deben claramente a una falta de previsión por parte del cliente basada en el desconocimiento del proceso de traducción, ya que muchas veces creen que existe un software de traducción automática capaz de traducir 10 000 palabras del danés al farsi en 2 décimas de segundo.

Por ello, nos gustaría recordar brevemente que en el proceso de traducción están implicados no uno, sino varios elementos y casi todos ellos humanos.

El proceso de traducción más básico debería incluir como mínimo la traducción y la revisión del texto. Todo esto hecho, por supuesto por personas, que por muy rápido que trabajen hay que tener en cuenta que difícilmente superarán las 3 000 palabras/día si se trata de un texto especializado. A esto hay que añadir un proceso de revisión que, si bien es más rápido, también hará que la entrega del encargo se demore un tiempo extra.

Hasta aquí lo ideal. Pero en muchos casos, las agencia reciben documentos no editables que es necesario exportar a otro formato para poder trabajar con ellos y que luego, evidentemente, es necesario maquetar de nuevo para que se asemeje al original.

Con todo esto, lo que queremos dejar claro es que la traducción se trata de un proceso complejo en el que hay varios panickelementos implicados y cada uno necesita un tiempo determinado par ejecutar su trabajo correctamente.

Es normal que el cliente tenga prisa y necesite tener traducido sus documentos lo antes posible, pero creemos que es necesario que sepa que este trabajo lo realizan personas y no máquinas como hemos dicho. Prever este hecho y mandar el encargo de traducción con tiempo suficiente ayudará a que la traducción se realice  con mayor calma y se reducirá el riesgo de posibles fallos durante la traducción del documento.