Este año intraducible llega a su fin y es momento de reflexionar sobre todo lo vivido y empezar a prepararnos para lo que vendrá.

ANETI empezó 2020 llena de ilusión. Enero arrancó con uno de nuestros desayunos-networking en Madrid, el segundo de una serie de encuentros mensuales que ya estábamos preparando en diferentes ciudades; el siguiente, por ejemplo, tendría que haber tenido lugar el 13 de marzo, en Barcelona.

El fatídico 14 de marzo los miembros de la junta directiva de ANETI (unos de Madrid, otros de Barcelona o de Pamplona…) tenían previsto reunirse presencialmente en Zaragoza para una jornada de trabajo. Y, con los billetes de tren comprados, tuvimos que quedarnos en casa.

2020 también era año de congreso, que teníamos ya totalmente organizado, con ponencias y actividades realmente interesantes para el mes de mayo.

Pero de repente el runrún que llevábamos oyendo desde hacía meses como una brisa lejana se transforma en tornado y nos obliga a ponernos a buen recaudo, paralizando toda la actividad.

Durante los meses de marzo y abril la mayoría nos ocupamos únicamente de cuidar de nuestra salud y la de los nuestros como única prioridad, recogimos los bártulos y seguimos trabajando, aunque menos, desde casa, desconectados del mundo.

ANETI quiso saber cómo se encontraban sus socios y cómo estaba afectando la crisis provocada por la Covid-19 al sector de la traducción. El 14 de abril las empresas de ANETI celebramos un encuentro virtual donde pudimos vernos y compartir en directo todo lo que estábamos viviendo.

Y en el mes de mayo preparamos una encuesta que se envió tanto a empresas de traducción como a traductores autónomos preguntándoles por su situación. La encuesta fue respondida por 220 personas (¡gracias!). Tanto traductores como empresas coincidieron en admitir que los encargos de traducción habían bajado considerablemente y coincidían también en su augurio de que la recuperación no llegaría hasta el 2021 (¡ánimo, que ya casi estamos ahí!). Por lo que hemos oído últimamente, parece que la evolución ha sido mejor de lo que en un principio se esperaba y la mayoría de nosotros está trabajando a buen ritmo, aunque no hayamos recuperado aún la velocidad de crucero.

Y en este año sin primavera, el verano nos pilló casi por sorpresa y, a pesar de que no había planes de grandes vacaciones, muchos apagamos el ordenador y el televisor durante unos días y nos sometimos a una cura de desintoxicación de malas noticias, con la esperanza de que, a nuestro regreso, todo fuera como antes. Pero en el fondo sabíamos que ya nada volvería a ser como antes y que no quedaba más remedio que adaptarse a la dichosa «nueva normalidad», así que regresamos decididos a pisar el acelerador y a reanudar las actividades de la asociación en el formato de moda.

Nuestra asamblea anual se celebró por fin el 23 de octubre de forma virtual y los desayunos-networking (sobre traducción automática y otros temas empresariales) se han puesto en marcha de nuevo, también en formato online, y están siendo acogidos con gran interés.

Adaptarnos a la nueva situación significa entender las necesidades que surgen y aprovechar las oportunidades que se presentan. En el ámbito de la interpretación, ANETI detectó el gran interés que había por conocer las diferentes herramientas de interpretación simultánea remota existentes en el mercado y organizó varias demos con diferentes proveedores para darlas a conocer.

Y el acontecimiento estrella de este año, nuestro congreso, tampoco podía caer en saco roto, así que estamos también preparando una versión virtual de la que os informaremos en breve.

En estos meses de aislamiento y soledad nos hemos dado cuenta de lo importante que es compartir, sentirse parte de una comunidad en la que todos se cuidan y se comprenden. En ANETI queremos que nuestros socios lo sientan así y estamos trabajando para ello. Nuestras comisiones de trabajo se están reforzando para avanzar en diferentes frentes.

Estos son algunos de los temas en los que estamos trabajando actualmente:

  • Relaciones con las universidades
  • Formación (cursos y eventos online)
  • Acuerdos con proveedores
  • Información sobre ayudas y subvenciones
  • Comunicación
  • Captación de nuevos socios

Y hablando de nuevos socios… este año intraducible también nos ha dejado unos cuantos versos libres que forman ya parte de este grupo de locos por las letras. ¡Bienvenidos de nuevo, Orchestra, Globalingua, Aire Traducciones, PalíndromoASTI! Ya somos cinco más uniendo nuestras fuerzas, porque, aunque lo hemos oído hasta la saciedad en estos días, no por ello es menos cierto: juntos seremos más fuertes.

¡Que el 2021 nos traiga, por fin, muchos abrazos!