Este verano planteamos a las empresas de traducción una encuesta sobre traducción automática para conocer su implantación en las agencias, si va a implicar una bajada de tarifas o por qué tipo de proveedores se inclinan las empresas.

Estos son los resultados más relevantes:

El 62’5 % de las empresas ya ha implantando la traducción automática en su día a día. Pero solo un 20% la ofrece como un servicio en sí mismo.

Todas las empresas que tienen implantada la traducción automática la entienden como una herramienta más. El 60 % aproximadamente lo tiene en cuenta en el precio que remite al cliente, mientras que el 40 % restante no ha modificado sus tarifas.

En cuanto al nivel de implantación de la TA, la mayoría la utiliza tímidamente en menos del 25 % de los proyectos de traducción. En contra, en un 20 % de las empresas ya está implementada en prácticamente todos los trabajos. El inglés es el idioma mayoritario en el que se utiliza traducción automática.

La totalidad de las empresas optan por proveedores externos de traducción automática y en la mayoría por servicios externos de pago. Y trabajan con tanto con poseditores internos como con una combinación de trabajadores internos y colaboradores externos.

En cuanto a los colaboradores, un 65 % de las empresas se ha interesado en saber si tus traductores externos habituales utilizan la TA. Las agencias también comentan que el 75 % de sus colaboradores externos que ya utilizan esta tecnología no ha modificado sus tarifas. Y el 62,5 % de las empresas tampoco ha rebajado las tarifas que tiene acordadas con los traductores argumentando el uso de la traducción automática.

 

En cuanto al futuro, la mayoría de las empresas considera que en 5 años utilizará la traducción automática en al menos el 50% del volumen de proyectos de su empresa: