El pasado 22 de abril varios representantes de empresas de traducción se reunieron en las instalaciones de la Cámara de Comercio de Madrid.

Debido a las restricciones por la pandemia, el aforo estaba muy limitado pero finalmente, cinco empresas de la capital se acercaron. De esta manera pudimos poner cuerpo (porque las caras nos las vemos ya por Zoom), a Susana Hernán, de la recién adherida Zesauro; a Pilar Benítez, de Aire Traducciones; a Günther Haltermann, de AB Traduktalia; y a Arancha Caballero, de Nuadda. También asistió otra veterana del sector, Paloma Valenciano, en representación de Ubiqus.

La reunión se celebró en una moderna y funcional sala del Palacio de los Duques de Santoña, una joya barroca en pleno Barrio de las Letras. El edificio, que aúna lo antiguo y lo nuevo, es una excelente metáfora de lo que es ANETI, un lugar de reunión de empresas para fusionar experiencia y nuevas tecnologías, donde se intercambia conocimiento y que facilita que estemos siempre al día.

En un ambiente distendido, hablamos de prácticas del sector, de los crecientes requisitos legales como empresas en España (teletrabajo, falsos autónomos, transparencia retributiva en las empresas, los planes de igualdad), de la manera de abordar la traducción automática, de la competencia, de la falta de visibilidad de nuestro sector, de las nuevas normas de calidad, de gestión y motivación de personal…

Ya estamos trabajando en el diseño de las actividades del próximo curso, por lo que nos fuimos con un buen puñado de ideas en las que trabajar. Pero, sobre todo, salimos convencidos de que unidos somos más fuertes.