Este mes entrevistamos a Pangeanic, proveedores de servicios de traducción que miran al futuro. Hablamos con el equipo de Manuel Herranz, CEO de la empresa, con sede en Valencia.

 

– ¿Cómo fueron los inicios de Pangeanic? ¿Cuándo se constituyó la empresa y con qué objetivos se creó?

Los inicios de Pangeanic datan de finales de los 90, cuando la B.I Corporation estableció una filial en Manchester (RU) como B.I Europe. El enfoque en aquellos años estaba en la traducción humana, primordialmente para marcas ubicadas en Japón.

En 2000 la empresa se localizó en Valencia y en 2005 nuestro CEO la adquirió, comenzando colaboraciones con la Politécnica de Valencia y universidades europeas, siendo la primera empresa del mundo en implementar Moses (traductor estadístico) y posedición dentro de un entorno comercial.

A partir de entonces se expandió paulatinamente, especializándose en tecnologías de Procesamiento del Lenguaje Natural (PLN), participando y ganando varios proyectos europeos de Traducción Automática Neuronal (NMT), gestión de memorias de traducción, anonimización, etc.

– ¿Por qué el nombre de Pangeanic?

Pangea es el nombre que damos al continente único que existió en la Tierra hace millones de años. Nuestra empresa sigue la filosofía de la “unión”, que es lo que hace la traducción, comprender a los demás, y a través de la comunicación y de la información, ser uno.

– En la actualidad ¿quiénes formáis parte del equipo de Pangeanic?

Actualmente Pangeanic se divide en dos áreas diferenciadas: el área de servicios profesionales, constituida por lingüistas que se dedican a labores de traducción, revisión y posedición, y la creciente área tecnológica, constituida por profesionales e investigadores en Inteligencia Artificial, muy especializados, los cuales se  encargan de las labores que implican el uso de nuevas tecnologías aplicadas al Procesamiento del Lenguaje Natural.

En la actualidad estamos trabajando, por ejemplo, en extracción de información clave de grandes cantidades de datos, clasificación automática en dominio, y por supuesto siempre mejorando nuestra traducción automática y servicios de e anonimización.

– ¿Cuáles son vuestras especialidades y qué tipo de clientes tenéis? ¿Trabajáis más para España o para el extranjero?

Nuestra compañía se especializa en todas las áreas de Procesamiento del Lenguaje Natural, como he descrito anteriormente. Además, por supuesto, no olvidamos los servicios de traducción humana, revisión y posedición de texto o documentos pues la labor del humano es esencial para ese “toque humano”, pero siempre dentro de un círculo virtuoso de mejora, el famoso “person in-the-loop”.

La mayoría de nuestros clientes están situados fuera de España, aunque también servimos el mercado nacional, desde industria a varias administraciones públicas.

– Contadnos un poco vuestro procedimiento de trabajo… Por ejemplo, ¿qué recursos/herramientas utilizáis?

El hecho de que la tecnología es indispensable a día de hoy es algo que todo el mundo sabe. En el área de servicios profesionales se utiliza una serie de programas informáticos, como herramientas TAO (CAT Tools) especializadas o plataformas de ofimática.

Nuestro equipo de márquetin dispone también de herramientas de diseño gráfico y web. En el área tecnológica de PLN, se trata más de programación en diversos lenguajes y nuestros profesionales disponen de herramientas específicas en materia de Inteligencia Artificial y gestión de grandes volúmenes de datos.

– A lo largo de todos estos años habréis vivido muchas anécdotas ¿podéis compartir alguna con nosotros?

Hace poco nos pasaba que contactábamos con unos traductores de Tailandia para un proyecto y no paraban de firmar los correos con fecha del año 2564, hasta que nos pusimos a buscar y en Tailandia usan el Calendario Budista, ¡que va 543 años por delante de nosotros! Trabajar con gente de todas partes del mundo nos aporta mucho y nos permite abrir nuestras mentes y conocer otras culturas y costumbres.

– En vuestra opinión ¿qué es lo que hace vuestra empresa especial o diferente al resto? 

El equipo que forma Pangeanic está muy bien seleccionado. Somos personas que trabajan en simbiosis tecnología-persona. Encajamos bien, nos conocemos bastante y eso hace que nos podamos adaptar mejor al mundo cambiante en que nos encontramos. Esta simbiosis no es habitual encontrarla en empresas dedicadas a la traducción, aunque a nosotros nos gusta hablar más de “lenguaje”.

– ¿Cuáles crees que son los principales retos a los que se enfrenta el sector de la traducción?

Manuel Herranz

Destacaríamos quizá el desarrollo de aplicaciones de reconocimiento de voz y traducción simultánea aplicada a la gran variedad de lenguas existentes. El papel del traductor humano ha disminuido desde que los procesos informáticos han entrado en esta industria, como en realidad sucede en todas aquellas que se informatizan, desde el sector del taxi a la fabricación de coches.

Ningún traductor, actualmente, trabaja sin traducción automática. Es uno de nuestros mayores secretos: todo el mundo lo hace y todo el mundo lo niega. Nosotros somos conscientes de que para cumplir nuestra misión y poder traducir toda la información del mundo, nos enfrentamos a un problema informático y computacional, no a un problema de músculo.

Hace tiempo que ya no vale añadir más y más traductores para cumplir plazos. Pueden ser necesarios grandes equipos para un pico de trabajo, pero siempre apoyados en la tecnología. Y al traducir grandes volúmenes de datos se plantean otros problemas: ¿Cómo decidir qué es relevante traducir? Necesitamos clasificadores que analicen la relevancia, o solo nos interesa traducir los comentarios negativos (necesitamos análisis del sentimiento), nos enfrentamos tal vez a problemas de compartición de datos personales, y ahí necesitamos anonimización. En muchos casos se necesita traducción instantánea, como en el caso de centros de atención al cliente globales donde usuarios de todo el mundo emiten sus dudas en cualquier idioma.

Creemos que la traducción es un servicio dentro de una cadena de suministro de información. Si perdemos esta perspectiva, no veremos más allá del trabajo o documento diario…. Y nosotros queremos facilitar la comprensión del mensaje de los demás, de cualquier información… de ahí “Pangeanic”.

– ¿Cómo habéis vivido el impacto de la COVID-19?

Dentro del drama que ha representado para muchas empresas y familias, con la pérdida de seres queridos, hemos de decir que lo hemos “vivido” de manera bastante satisfactoria. Hubo mucha duda al comienzo de la pandemia sobre el futuro de la industria, pero la verdad es que nos hemos sabido adaptar a las circunstancias, incluyendo el teletrabajo y la semi-presencialidad. Todo el equipo de lingüistas ha decidido teletrabajar de forma segura desde sus viviendas, mientras que la sección de PLN, al ser informáticos que desarrollan, sí han vuelto a la presencialidad en oficina.

Creemos en el trabajo bien hecho, en el trabajo hecho por personas, para personas.

– ¿Tenéis algún proyecto de mejora o cambio en el próximo futuro?

En Pangeanic trabajamos a diario para mejorar. Algunos de los proyectos más relevantes serían el entrenamiento de máquinas de traducción automatizada para la iniciativa Europeana, el desarrollo de proyectos de clasificación de datos, la mejora de nuestro servicio de anonimización en varios idiomas, la creación de plugins para las grandes herramientas TAO como XTM (ya tenemos para Trados, MemoQ, Memsource), la ubicación de un CPD que albergue nuestros servidores informáticos.

Por otra parte, desde septiembre estamos trabajando desde las oficinas de Lanzadera, en el puerto de Valencia. Lanzadera actúa como incubadora y aceleradora de empresas, y esperamos a que a través de ellos podamos introducirnos en otros sectores y aumentar nuestra red de contactos.

– Y para finalizar ¿por qué os asociasteis a ANETI y qué esperáis de la Asociación?

Creemos que compartimos con vosotros un objetivo básico, que es aportar un valor añadido a cualquier proyecto. Creemos en el trabajo bien hecho, en el trabajo hecho por personas, para personas.

Esperamos que nuestra relación dure muchos años más, y que sigáis apoyando al sector como venís haciendo desde hace ya más de década y media, poniendo en valor el trabajo de un traductor.